Leoncitos Cariñositos
Sindrome de Asperger

Hablando de Sexualidad

Nuestra Opinion
Creo que como padres nunca estamos lo suficientemente preparados para hablar de este tipo de temas,sabemos que el tiempo no perdona y por lo general son nuestros pequeños los que nos terminan poniendo en aprietos, y nunca tenemos la informacion necesaria a tiempo para no dar ideas erroneas, pero pensando en todos los padres que apenas van a pasar por esta situacion les compartimos este tema que por ahi encontramos y consideramos que a nuestra familia nos sera de utilidad para iniciar nuestra estrategia de como abordar este tema con nuestro leoncito, esperando como siempre les sea util.

¿Qué es la sexualidad?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2006), la sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades y los papales de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa por medio de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas y papeles sociales. Sus cuatro características principales son: el erotismo, la vinculación afectiva, la reproducción y el deseo genético.

1. El erotismo es la capacidad de sentir el deseo y el placer en el coito.

2. La vinculación afectiva es la capacidad de desarrollar y establecer interrelaciones significativas.

3. La reproducción implica una actitud de maternidad y paternidad al tener hijos.

4. El deseo genético se relaciona con el grado en que cada uno se identifica dentro de las características físicas femeninas o masculinas, pero también con la ubicación personal respecto de la orientación sexual.




Puede agregarse que la sexualidad es el conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológicas-afectivas que caracterizan cada sexo. También es el conjunto de fenómenos emocionales de conducta y práctica asociados con la búsqueda de placer sexual. La sexualidad humana representa un grupo de comportamientos que conciernen a la satisfacción de la necesidad y deseo sexual. Generalmente, la conducta sexual se encamina a la reproducción y el intercambio de vínculos sociales. La variedad de comportamientos sociales tiene que ver con la cultura y los valores de una sociedad, pero su expresión tiene que ver con la necesidad y la capacidad de un individuo para poder ejercerla en un contexto dado. En la vida diaria, la sexualidad nos ubica en nuestro rol genérico como hombres y mujeres, y en las relaciones con las personas su valor es muy destacado para nuestro equilibrio emocional.

¿Qué ocurre con la sexualidad en el caso del autismo?

La discapacidad en una persona puede tener un origen orgánico o físico, puede ser transitoria o permanente y su manifestación pude limitar al sujeto en sus habilidades motoras, sensoriales, intelectuales y sociales, por lo que puede decirse que la discapacidad en una persona puede afectar la expresión de su sexualidad.

En el caso del autismo, considerado como discapacidad especialmente limitada en su desempeño social-comunicativo, ¿qué repercusiones pueden presentarse en relación con la sexualidad? Si se toman como referencia las características de la sexualidad mencionadas antes, cabe preguntarse si el erotismo, la vinculación afectiva, la reproducción y el deseo genético se ven afectados de alguna manera en las personas con autismo.

Algunas consideraciones sobre la sexualidad en las personas con autismo

a) Conocimientos básicos y enseñanza inicial

En primer lugar es necesario abordar el tema desde la perspectiva del desarrollo infantil, ya que la sexualidad debe considerarse desde la infancia temprana. La primera pregunta que surge es: ¿Qué tanto el niño/a en el espectro autista desarrolla lo que son los conocimientos básicos relacionados con las características de cada género, así como lo que contribuye a la formación de su identidad y a su futura orientación psicosexual?

En el desarrollo de su futura sexualidad puede resultar muy útil enseñarle al niño/a, en un proceso de pequeños pasos, las diferentes partes de su cuerpo, partiendo de lo general hacia lo específico, de forma que pueda ir identificando en estas características de su cuerpo, y de manera gradual, a qué género pertenece.

Puntos que es necesario revisar:

  • ¿Identifica el niño/a sus ojos, nariz, boca, orejas, brazos, manos y piernas, etc., ya sea señalándolos o de manera verbal?

  • De manera más específica, identifica sus labios, lengua, pecho (senos, pezones), glúteos (nalgas, ano), pene, testículos, vagina (clítoris).

  • Finalmente, ¿identifica las diferencias entre un hombre y una mujer?



b) La menstruación en la mujer

El siguiente tema que cabe considerar es el de la menstruación en la futura mujer. En este sentido, la recomendación podría ser empezar a preparar a la niña (aproximadamente a los 9 años) para el uso de la toalla higiénica. Quizás en un principio las limitaciones de comprensión propias del espectro autista vuelvan difícil la explicación del advenimiento de la regla, pero con el tiempo y con el apoyo de imágenes o libros sobre el tema, es posible que se pueda lograr un entendimiento del gran significado de la menstruación y su relación con el tema de la reproducción.

Puede resultar útil en el manejo de su menstruación enseñarle los siguientes conceptos a manera de diferentes conductas que están implicadas con cada concepto.

Conceptos y conductas que es necesario revisar:

  • Exponer cuándo se manifiesta la menstruación y por qué.

  • Explicar el concepto de molestia o dolor asociado con la menstruación.

  • Conocer algunos remedios o el uso de algunos medicamentos para aliviar las molestias del periodo menstrual.

  • Transmitir la necesidad de la higiene cuidadosa que debe tener la mujer con sus genitales, particularmente durante los días de la menstruación.

  • Enseñar el uso correcto de la toalla higiénica, así como cómo comprarla en un establecimiento, cómo ponérsela, cuándo debe cambiarse y cómo y dónde deshacerse de ella.

  • Familiarizar a la niña con el uso de un calendario en el que identifique su ciclo menstrual a fin de prever las consecuencias pertinentes.

  • Llevar a la niña/joven al ginecólogo/a de manera rutinaria y cada vez que sea necesario.

  • Explicar el significado y las implicaciones de la menstruación en la sexualidad de una mujer.



c) Masturbación

En el caso tanto del varón como de la mujer, el tema de la masturbación puede ser motivo de preocupación para los padres.

En el espectro de las personas con autismo suele presentarse la manipulación de los genitales con cierta anticipación ya que, debido a su sensorialidad incrementada y a su ansiedad, los niños/as se descubren tempranamente las partes erógenas del cuerpo y recurren a su estimulación como una fuente de placer que mitiga la ansiedad o que genera placer ante un ambiente privado de estímulos o saturado de demandas que les son incomprensibles.

Posiblemente en este aspecto valga la pena las siguientes consideraciones:

  • La autoestimualción de los genitales en un niño/a dentro del espectro autista debe considerarse como un problema de conducta más que de masturbación propiamente. Esta última puede considerarse como una manifestación vinculada más con la adolescencia.

  • Lo anterior en razón de que la auto-estimulación de los genitales puede relacionarse con situaciones de ansiedad, ambientes de ocio o deprivados de estímulos positivos y, finalmente, con una falta de enseñanza de las conductas correctas que el niño/a tiene que aprender. La sugerencia es que la masturbación se maneje proactivamente con un enfoque conductual, como lo plantea el ABA. Para mayor información sobre el enfoque conductual, puedes consultar: www.aba.resources

  • Lo importante es enseñarle a la persona con autismo lo que es apropiado en público y lo que se puede hacer en privado. Por lo general, las medidas relacionadas con el manejo de este tema dependen de la enseñanza previa y del buen manejo conductual que se haya logrado con anterioridad a la adolescencia.

d) Abusos o violaciones sexuales

Un tema más de gran importancia en relación con la sexualidad es el de prevenir abusos o violaciones sexuales en las personas con autismo. Al respecto, algunas de las enseñanzas que habría transmitir a las personas en el espectro autista son las que se muestran a continuación.

Enseñanzas para evitar abusos o violaciones sexuales

  • Contacto con los demás: enseñarles con qué personas se puede establecer cierto contacto físico, qué tipo de contacto es el permitido y cuál no.

  • Límites y relaciones: los contactos, la conversación y la confianza que resultan aceptables en los diversos tipos de relación.

  • Distancia social: cómo dirigirse a los demás y cómo los demás han de dirigirse a uno.

  • Consecuencias del contacto incorrecto: qué puede ocurrir si alguien toca a otro de modo incorrecto.

  • Programa de seguridad: qué hacer cuando alguien toca a otro de forma incorrecta.

  • Consecuencias del encuentro sexual. Ello incluye las consecuencias del encuentro sexual y la reproducción, así como métodos anticonceptivos y de contracepción.

  • Coito seguro: enseñar el coito seguro con el uso del condón, no sólo como una protección para la salud sino como un método para evitar el embarazo.

e) Búsqueda y vida en pareja

Por último, quizá el tema más complejo de abordar y explicar en torno a la sexualidad y el autismo es la búsqueda de una pareja, la conducta de cortejo, el noviazgo y el matrimonio. Estos temas requieren considerar el grado intelectual y de discernimiento alcanzado por la persona con autismo, es decir, hay que tener en mente hasta qué punto una persona en el espectro autista ha sido educada con programas de habilidades sociales que le permitan desarrollar una conciencia social suficiente para manejarse en esta difícil área de las relaciones sociales, la cual implica sensibilidad afectiva, perspectiva de la pareja sexual, grado de compromiso y responsabilidad en el encuentro sexual


IMPORTANTE

  • Hablar de vida independiente en relación con la sexualidad en el autismo implica una meta muy deseable en términos de los derechos de la persona. Sin embargo, la pregunta obligada de cualquier padre de familia es qué tanto su hijo/a con autismo podrá desempeñarse de forma autosuficiente, responsable y consciente en lo que se refiere a la complejidad de normas y estrategias que conllevan la vida en pareja, la probabilidad de tener hijos y la crianza de éstos, todo ello sin dejar de lado las implicaciones genéticas.

  • El tema de la sexualidad se extiende y se complica en la medida en que es necesario ponderar la conveniencia de procedimientos anticonceptivos transitorios o permanentes, dependiendo de cada caso. Será necesario también suponer que, muy probablemente, la limitación de la capacidad social y de autorregulación del joven con autismo serán factores que no le permitirán manifestar su sexualidad de manera convencional.

  • Las respuestas a todas estas interrogantes no están escritas en ningún manual, sino que conllevan el análisis de cada caso en particular a fin de desarrollar las medidas de orientación que conduzcan a la mejor decisión posible, siempre con respeto a los derechos de la persona con autismo y dándole la oportunidad de una expresión de su sexualidad hasta donde sea razonable en consonancia con un contexto social dado.